12/03/2008

PROGRAMACIÓN DE DICIEMBRE 2008 DE LOS VIERNES LITERARIOS

VIERNES 5 (738)
RAÚL SOLÍS (Poesía)
FRANK TURLIS (Poesía)
WILVER MORENO (Poesía)
VIERNES 12 (739)
CÉSAR ÁVALOS (Poesía)
ANTONIA GUTARRA SINCHITULLO (Poesía)
NIKO VELITA (Poesía)
VIERNES 19 (740)
MALENA CARO BRAZOLA, LEONARDO DOLORES, JUAN BENAVENTE Y GLADYS FLORES presentarán la Revista de Escritura Creativa de la UPG de la UNMSM: TELÚRICA Y MAGNÉTICA
VIERNES 26 (741)
JORGE PAREDES (Poesía)
SALOMÓN VALDERRAMA (Poesía)
ÓSCAR CALDERÓN (Poesía)_____________________________________
AUDITORIO DEL CENTRO CULTURAL "EL AVERNO"Jr. Quilca 238.- Lima - PerúHORA: De 7 a 9 p.m.-INGRESO LIBRE-viernesliterarios@hotmail.com
995280789

"SÓLO LA CULTURA SALVARÁ AL HOMBRE"

11/24/2008



El club de la serpiente (Muestra poética)


por Erick Rony Vásquez Guevara


En el año 2000 se funda El club de la serpiente integrado por David Jiménez, Frank Turlis, Gino Roldán, Henry Miranda, Manuel Vargas, Raúl Solís, Rubén Landeo y Wilver Moreno, todos ellos, estudiantes de Literatura, Filosofía y Bibliotecología de la UNMSM. Como grupo de poesía ha organizado diversos eventos relacionados con la literatura. Inicialmente tuvieron como medio de difusión la plaqueta Horrísona en donde publicaron sus primeros textos.



Este año, El Club de la serpiente ha publicado su primer libro colectivo, que lleva por título el nombre del grupo, bajo el sello de Hipocampo Editores. El texto está compuesto por cuarenta y siete poemas, de los cuales seis pertenecen a cada uno de los integrantes. A lo largo de la lectura de los poemas es posible encontrar un hablante básico homogéneo (lo cual nos permitiría una lectura y un análisis más accesible al texto como totalidad); pero que no anula las diversas y diferentes voces poéticas en cada uno de ellos: quizá sea por esto que aún no posean un manifiesto poético. Sin embargo, en estas jóvenes voces -como señala Roger Santiváñez en la contraportada del libro- se nota ya la maduración poética que tantos poetas noveles pretenden conseguir.



De esta manera, los poemas más resaltantes del libro son: “Venus tentada” y de David Jiménez, “El retorno de Inkarrí” de Gino Roldán y (Soneto) de Wilver Moreno. En “Venus…” (p. 13) el yo poético se encuentra en la búsqueda de su esencia femenina. Esta búsqueda la inicia observando en silencio su cuerpo desnudo hasta el momento en que sintoniza “la vieja melodía de una canción” que la estremece y le permite reconocer, en primera instancia, su esencia incipiente, animal y primitiva. Luego, emprende un viaje: “va en busca del tiempo” y observa “su imagen niña” que con el transcurrir de los años la vida “lo desolla y lo llena de gritos y muertas caricias”. De esta manera, ante esta contemplación, el yo poético se debilita: “Palidecen los hombros de la doncella”. Y, como último recurso para conocer su esencia se presenta el personaje bíblico de Eva: “Bruscamente recuerda a Eva, primera mujer, Venus tentada, la condenada a ser solo una costilla”. Aquí se muestra el encuentro del yo poético con la primera mujer, aquélla cuya esencia ya ha sido destinada por ‘alguien’: “la elegida para ser ultrajada por la serpiente”. Cabe mencionar que este último párrafo configura, a lado del título, el mensaje que el yo poético transmite: la esencia femenina es impuestamente pecadora por abrazar la tentación.





En “El retorno de Inkarrí” (p. 28) el yo poético, el Sr. Inkarrí, decide “Después de cinco siglos/ de reposo”, retornar al gobierno de sus territorios. Dicha enunciación de “Sr.” actualiza a nuestro protagonista perteneciente a la mitología andina. También el Sr. Inkarrí está dispuesto a “poner fin/ a tanta lata y alboroto/ que, según se comenta, se ha armado/ en su hacienda”. Sin embargo, gran sorpresa será la que observe cuando lea el mensaje de sus criados: “Nos fuimos pa’ Lima hasta/ próxima remodelación.” Finalmente el hablante lírico enuncia: “Lástima que ya no encuentre nada en su sitio”; vale decir, con el devenir del proceso histórico (Después de cinco siglos/ de reposo) aquel pasado “mítico” se ha transformado inevitablemente.




Finalmente en el poema de Wilver Moreno, el autor se ha sumergido en la difícil tarea del soneto, trabajo que logra culminar con éxito. Este soneto “Ojo austero, que reprimes diente” (p. 65) se nos presenta como una alabanza al Ojo como ente metafísico que todo lo puede ver: “Trepanas nervios y taladras almas”. Este Ojo, además, se muestra como revelador de un futuro; sin embargo, el yo poético anhela escapar de ese porvenir pues solo quiere vivir el presente sin preocupaciones: “Ojo emético, deseo descreerte,/ omitir palabras a la arcada,/ y ser cotidiano, feliz o nada.”



En términos generales podemos concluir que El club de la serpiente nos entrega, en esta muestra poética, las nuevas voces de ocho poetas que ya dejan su primitiva huella dentro nuestra tradición poética.

10/17/2008

Michael Leiris


Aquí les presentamos un breve y surreal poema de Michael Leiris


BOSQUE


La cacería de ratas a lo largo de las costuras del espacio
lanza sus tijeras sus ramas de fuego
hierro de maxilares que disloca la mirada
el atroz monigote del paisaje


Garfíos invisibles de los árboles se contonean
obscena marcha de maniquíes somníferos
la sombra de los astros es un zorro en su gruta


Astucia de los topos y agujeros atigrados de charcos
las rodadas de escollos las calas del olvido
se ahondan para que fructiquen
los movimientos nítidos cortados de músculos ideales


más abajo que el peso del follaje
en el corazón de las hullas
a esa hora en que los helechos se licúan en la masacre





Traducción de Antonio Martinez Sarrión


Poema tomado de:

Michael Leiris Poemas COLECCION VISOR POESIA 1984


Mas informacion sobre Leiris:
http://www.letraslibres.com/index.php?art=7103

9/27/2008

El arte de la destrucción


Paranoia en la ciudad sin rostro


the lunatic is in my head

Roger Waters





Afuera me asfixian los colores

las voces altisonantes

de seres terrenales me asustan

ángeles yacen tumbados al final del día

cansados del trajín de la prédica,

las puertas entreabiertas

por donde siempre aparece

alguien malherido

aguardan desahuciadas,

hombres y niños cantan la historia

no ocurrida de sus vidas,

yo los oigo

me conmueve su esperanza

es algo que definitivamente he perdido

caminan desprovistos de sombras,

se pierden de a dos entre el vaivén y el estiércol

son potencialmente asesinos

de gente como yo.



Raul Heraud.


Poema tomado del libro EL ARTE DE LA DESTRUCCION


RAÚL HERAUD

7/23/2008

Pajaro de Fuego

Este domingo 27 de julio,
en la Feria Internacional del Libro,
se presenta los poemarios:
Fragilidad de lo visible de Alex Morillo,
Ombligo de Ángel de José Cabrera Alva
Presentación a cargo de:
Hildebrando Perez y
Marcel Velasquez.

7/19/2008








III SEMINARIO INTERNACIONAL DE EPISTEMOLOGÍA ANALÍTICA_ 14 y 15 DE AGOSTO DE 2008


El 14 y 15 de agosto Diaporein llevará a cabo, junto al Grupo Iberoamericano de Investigaciones en Filosofía Analítica, su III Seminario Internacional de Epistemologìa Analìtica. Los dos áreas en las que se desarrollarán las cuatro ponencias son Conocimiento y Verdad, areas que se identifican con el título general del evento. Son auspiciadores académicos del mismo el Grupo de Acción Filosófica (Argentina), la Sociedad Argentina de Análisis Filosófico, la Sociedad Chilena de Filosofía Analítica, la Sociedad de Lógica, Metodología y Filosofía de la Ciencia en España, la Sociedad Portuguesa de Filosofía y, por supuesto, la European Society of Analytic Philosophy.Los expositores y sus respectivas charlas son:



Mike Beaney (University of York, UK) Russell and the Significance of Decompositional Analysis



Drew Khlentzos (University of New England, Australia)Is "The Gettier Problem" Gettier's problem?



Stephen Yablo (MIT, USA)Knowledge and aboutness



El Seminario cuenta también con la participación de Agustin Rayo (MIT, USA), quien llega para el Coloquio que por fechas próximas organizan los Departamentos de Filosofía y Humanidades de la UNMSM y de la PUCP respectivamente. El trabajo que expondrá se titula Knowledge of Trivial Truths.


Para obtener más información sonre cada expositor, pulse sobre sus nombres. Si desea visualizar el flyer del afiche, pulse aquí.
Comisión organizadora: Carlos Alvarado de Piérola, Presidente: Antonio Ramirez Victorio, Coordinador GeneralJaime Villanueva, miembro Pedro Loayza, miembro Gonzalo Morán, miembro
Alonso Reátegui, miembro

6/27/2008

ÍNSULA PERUANA

Poetas peruanos insulares


Por Helena Usandizaga


Universitat Autònoma de Barcelona



Tomado de la pagina web cervantes virtual




En 1973, la edición española de una antología de poetas peruanos preparada por Mirko Lauer y Abelardo Oquendo, Vuelta a la otra margen (1058), recibía este título: Surrealistas y otros peruanos insulares (1059). La insularidad de estos poetas, la dificultad de acceso a su obra, según los antologadores, corre paralela con la calidad de la misma y la secreta difusión que alcanzan por medios precarios. Lejos de querer prolongar el secreto, tanto la antología mencionada como -más modestamente- el presente trabajo aspiran a comentar en un espacio más amplio el valor de esta poesía, a establecer puentes entre la isla y el continente, unos puentes construidos ya para algunos de estos poetas. Dos de ellos, en cambio, Jorge Eduardo Eielson (Lima, 1924) y Raúl Deustua (Lima, 1921), están siendo reconocidos sólo en fechas muy recientes, y aún de modo incompleto; por eso el trabajo se centrará en la obra de Eielson y en una breve referencia a la de Deustua.



Cabría preguntarse por qué los poetas peruanos raramente buscan su publicación; la respuesta nos la da uno de ellos: «Me mezquinas» -dice Arturo Corcuera-, «fax, celular, beeper, computadora, VHS, cocina de microondas. No tengo ni timbre» (1060). Pues bien, hay que rendirse a la evidencia: muchos poetas peruanos no tienen timbre, ni sueñan con ponérselo. Más allá de la anécdota, esto no quiere decir que no les guste ser leídos y difundidos; pero su actitud ante la poesía tiene algo de relación con la fatalidad. Hasta que aparece alguien que se empeña en editarlos o en hacerlos aparecer en una antología, a estos poetas no les parece adecuado «cortejar al destino ni molestar a los editores», en [624] palabras de Ferrari (1061). Esta actitud tiene una larga tradición en la poesía peruana; si nos remontamos a la generación anterior, a aquella de la que hablamos, podemos recordar la aparente displicencia de César Moro y el famoso silencio y ocultamiento de Emilio Adolfo Wesphalen, que se aviene con su manera de considerar la poesía como algo no adquirido: «la poesía es algo que le sucede a uno», recuerda Ferrari (1062) que le dijo una vez. Blanca Varela, otra poeta peruana, ha dicho a este propósito unas palabras significativas:

A través de Paz y del poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas, comprendí y aprendí que la poesía es un trabajo de todos los días, y que no la elegimos sino que nos elige, que no nos pertenece sino que le pertenecemos, que no es otra cosa que la realidad y a la vez su única y legítima puerta de escape. (1063)


Con estas premisas, examinaremos, con la brevedad que nos exige el espacio de estas líneas, dos islas peruanas para así colaborar a las vías de comunicación.




jorge Eduardo Eielson (Lima, 1924) entra en esta categoría de poetas por su falta total de autocomplacencia y por la actitud crítica ante su propia facilidad poética. El caso de Eielson es peculiar: conocido en tanto que artista plástico, no se ha convertido en cambio en una referencia poética acorde con la calidad de su producción, excepto en algunos círculos de Perú. Su relativa fama en los circuitos plásticos, por otro lado, se ha producido en Europa, donde reside desde hace tiempo, y de una manera natural: refiere en una entrevista (1064) que en Europa vive como pintor entre pintores e irónicamente reporta que le han aconsejado que no diga que es poeta: «como en los hoteles», dice; «si uno pone que es escritor le piden que pague por adelantado». Pero su desconocimiento en Latinoamérica se debe probablemente a la dificultad de conocer a un poeta que hasta cierto momento sólo se puede leer en revistas, en publicaciones digamos «locales» o en la mencionada antología de Lauer y Oquendo, que a pesar de todo provocó algunos comentarios muy elogiosos (1065). En 1976 Ricardo Silva Santisteban edita en Lima la poesía producida hasta entonces (1066), aunque con algunas ausencias significativas: es decir, quedan textos inéditos, algo que se repite en las subsiguientes ediciones. En este caso se [625] trata de la ausencia de Noche oscura del cuerpo, un poemario de 1955 que no se publicó hasta 1983, en París, en versión bilingüe francés/castellano (1067).



La poesía de Eielson pasa por diferentes etapas, pero muy a grandes rasgos podemos establecer unas líneas desde que comienza a poetizar con una sorprendente facilidad de la que se deriva un lenguaje lujoso y brillante; a pesar de la facilidad y el lujo, desde el primer momento es perceptible la búsqueda de una respuesta poética y hasta metafísica. Posiblemente la clave del ocultamiento de su poesía está en que esta respuesta la encuentra por tres vías que son en sí mismas insulares: por un lado, en una poesía crítica de sí misma, iniciada claramente en Tema y variaciones (1950) (1068); por otro lado, en una poesía muy humilde, poesía del cuerpo y de los objetos, ya anunciada en Doble diamante (1947), e iniciada en Habitación en Roma (1952), una línea que continúa en Noche oscura del cuerpo (1955) y Ceremonia solitaria (1964); o, finalmente, en las artes plásticas, que habría que extender a su obra teatral y a los happenings o instalaciones. En los nudos que son elemento central de su obra plástica, de acuerdo a la apreciación de Canfield en su edición de Poesía escrita (1069), parece encontrar Eielson la serenidad y la unidad que de modo tanteante anuncian las búsquedas anteriores. Pero ninguna de las tres líneas implica una fuerte voluntad de publicar: la primera porque desemboca en experimentos antipoéticos; la segunda acaso por su propia humildad -recordemos que mantiene Noche oscura del cuerpo fuera de la circulación durante veintiocho años (1955-1983), y aun la versión definitiva la considera la de seis años después, la de 1989 (1070)-; y la tercera porque ésta simplemente la expone. El caso es que un poeta que por su facilidad podía haber sido un Neruda, como apunta Ferrari (1071), se trata a sí mismo como un poeta clandestino.



La precisión sobre esta facilidad poética la proporciona Eielson cuando habla en una entrevista de la «matriz musical» a partir de la que escribe sus poemas: «muchos de mis poemas, casi todos, sobre todo los más viejos, han nacido de esa manera y casi sin ser tocados ni corregidos» (1072); y añade: «En ese sentido es la matriz musical la que me ha ayudado muchísimo, que salía sin el menor esfuerzo» (1073). Ese escribir como si tuviera una partitura en la cabeza es evidente leyendo, por ejemplo, «Esposa sepultada», de Reinos (1945) (1074):

Encerrado en tu sombra, en tu santa sombra,

Con el agua en las rodillas, te pregunto
¿Es el peso del manzano, claveteado de estrellas, [626]
Sobre mi corazón oscuro, o eres tú, cabeza
Fugitiva de las horas, novia mía enterrada,
La que arrastras tu cabellera incesante
Como una botella rota, por entre mi sangre?
Yo no sé, señora mía, luto de mi amor,
Si eres tú la que reinas sobre tanta ceniza,
O si es sólo tu sombra, tu velo de novia en el aire,
-Poblado de perlas, naves y calaveras-
El que inunda mi alcoba, igual que un océano.




En esta primera época la muerte reina tras la majestuosa belleza del mundo: el yo se presenta como separado del universo; entre los astros y la ceniza ve desmoronarse el cosmos, porque esa belleza es, más que florecimiento, incendio. Y ese incendio grandioso y melancólico parece alimentado por lo oculto y enterrado: la esposa sepultada, la reina enterrada son en este libro figura recurrente que suscita el canto elegíaco por un mundo en destrucción cuya materia se convierte solemnemente en ceniza. «Nocturno terrenal» (pág. 59), por ejemplo, refiere esta visión que el yo separado contempla muy rilkeanamente con los ojos interiores: «Amo cierta sombra y cierta luz que muy juntas, creo yo, azulan / Las casas de los muertos, amo la llama / Y el cabo de la sangre, porque juntas son el mundo...». Pero tal vez esa muerte de la naturaleza constituye otro tiempo, otro ciclo que el hombre no puede integrar, al menos no desde ese ángulo estético y separado que predomina en Reinos: es «el Gran Sol de los Tiempos», del mismo poema, que «reposa, inmemorial» (pág. 60) en el bosque. Por eso, aunque en «Genitales bajo el vino» (pág. 62) clame «Óyeme, tierra, así, escribiendo así», «Mírame, tierra, así escribiendo, así», ni lo mortal y lo genésico del proceso material, ni la escritura, responden a este sujeto que ya sugiere los dos instrumentos de búsqueda de sus libros siguientes: el cuerpo, la percepción inmediata por un lado, y la crítica a la escritura por otro. Ya desde Reinos, como se ve, la poesía no es celebración, sino ausencia y separación, elegía, canto elevado por lo que no está y por la muerte presente en todo. Así lo enuncia en «Poesía» (pág. 64):

En mi mesa muerta, candelabros

De oro, platos vacíos, poesía
De mis dientes en ruina, poesía
De la fruta rosada y el vaso
De nadie en la alfombra. Poesía
De mi hermana difunta, amarilla,
Pintada y vacía en su silla;
Poesía del gato sin vida, el reloj
Y el ladrón en el polvo. Poesía
Del viento y la luna que pasa,
Del árbol frondoso o desnudo
Que un fósforo cruza. Poesía
Del polvo en mi mesa de gala,
Orlada de coles, antigua y triste
Cristalería, dedos y tenedores. [627]



La dimensión estética prevalece en este libro de bellas muertes, pero eso cambiará a partir de Habitación en Roma (1952), donde la crisis del sujeto se inscribe ya de otra manera en la dinámica del deseo y su frustración (algo que se anuncia ya en Doble diamante, de 1947: «Rotación de mi cuerpo / Hazme volver a mi cuerpo... Conviérteme en silencio / Deja rodar mis lágrimas en cambio», (pág. 117), y donde se pasa del lujo verbal y la altura sostenida del tono al contacto con lo prosaico y a la humildad verbal; es la búsqueda a través de lo mínimo, del cuerpo, de lo humilde. Fernández Cozman (1075) observa cómo el sujeto poético de este libro habla a través de un cuerpo doliente y fragmentado. En «Poema para leer de pie en el autobús entre la puerta Flaminia y el Tritone» (pág. 161), la escritura se presenta como un acto natural, ligado al deseo, la carencia y la emoción, pero también como un acto de tristeza y desencanto ante la realidad de pobreza material y miseria social, y sobre todo ante el vacío del sujeto, que sin embargo ahora no se separa del mundo; incluso insinúa que su carencia y despojamiento podría llevar a la comunión, como en Vallejo (1076): «he convertido en agua / mi paciencia / en pan mi soledad / doy de comer / a los muros / de beber / a las sillas / me quema todo / y todo me congela». Al final del poema, junto con la inutilidad de la escritura, se presenta el único valor, la única riqueza que ha permanecido entre toda esa nada que invade al sujeto, la emoción:

yo no tengo nada

nada repito
nada que ofreceros
nada bueno sin duda
ni nada malo tampoco
nada en la mirada
nada en la garganta
nada entre los brazos
nada en los bolsillos
ni en el pensamiento
sino mi corazón sonando alto alto
entre las nubes
como un cañonazo.



Estos poemas desolados son por eso también poemas de amor y de vida, aunque al llamar al amor, muy vallejianamente, «nadie me responde» (1077) («Foro romano», pág. 179), aunque «sólo existes / porque te amo» («Escultura de palabras para una plaza de Roma», pág. 198). En ellos, todo se hace reversible como manera de mostrar la vanidad de las cosas: la escritura, la palabra crean el mundo, pero al final del poema y del libro dice: «¿sabes tal vez que entre mis manos / las letras de tu nombre que contienen / el secreto de los astros [628] / son la misma / miserable pelota de papel que ahora arrojo en el canasto?» (pág. 201). En otro poema, «Junto al Tíber la putrefacción emite destellos gloriosos» (pág. 192), el sujeto se ve a sí mismo «...juntando / palabras otra vez / palabras aún...». Pero más que escribir el acta de defunción del amor y la vergüenza ante la vida miserable de los demás, al sujeto le maravilla más la posibilidad de «llorarlo»; si llega el día en que eso suceda, renacerá el amor y ya no escribirá sino que vivirá (pág. 194):

...aquel día

yo os lo juro
arrojaré al canasto
el universo entero
renacerá el amor
entre mis labios resecos
y en estos versos dormidos
que ya no serán versos
sino balazos.



Estos poemas de Habitación en Roma se acercan a la línea de crítica radical de la palabra, por la quiebra del lujo verbal y las referencias directas a la vieja contradicción entre vida y literatura. Esta línea ya ha comenzado, de hecho, con tema y variaciones (1950), donde los diferentes juegos verbales (1078) refieren la dialéctica inconciliable entre el todo y la nada, la reversibilidad de las cosas, el absurdo de lo que acontece: lo aleatorio que destruye el sentido. Ante esto, la palabra se convierte a menudo en una traidora al sentido o todo lo más en una resonancia del sutil y azaroso orden del universo y de la vida, como en «Misterio» (pág. 142). Hay otros libros que siguen esta línea, como Mutatis mutandis (1954), De materia verbalis (1957-58) y Naturaleza muerta (1958). Según Oviedo (1079) esto lleva a una nueva etapa de disolución, la de los experimentos gráficos. Pero más tarde se inscribirán en esta línea Pequeña música de cámara y Arte poética (escritos los dos en 1965).



Pero a mi entender los poemas de Habitación en Roma se ligan más bien a la línea de búsqueda en lo humilde, en lo cotidiano, en el cuerpo individual y social. Esto no implica abandonar la preocupación metafísica y aun mística que culminará para Eielson con las exploraciones en el budismo zen. Noche oscura del cuerpo (1955) inicia esta búsqueda en que el sujeto no busca con el alma sino con el cuerpo: porque la percepción del dolor y la alegría ocurren a través del cuerpo, y en definitiva el cuerpo guía la exploración emocional, estética y de conocimiento. En «Cuerpo mutilado» (pág. 219) el sujeto dice:

Divido uñas y quejidos agrego dientes

Sinsabores luminosos segmentos de alegría
Entre murallas de cabellos y corolas [629]
Que sonríen y que duelen. Todo dispuesto
En cúpulas sombrías en palpitantes atados
De costillas quebradas como si fuera un ciervo
Un animal acorralado y sin caricias



La posibilidad de conocimiento a través del cuerpo, de ir más allá del «círculo de huesos y latidos» en que acaba el poema anterior se insinúa en «Cuerpo secreto» (pág. 222), donde «...el hilo ciego que me lleva / Hacia mí mismo» propicia un viaje por los órganos y los humores semejante al trayecto místico, un viaje en el que «Caigo me levanto vuelvo a caer / Me levanto y caigo nuevamente / Ante un muro de latidos», para acceder por fin a la cruel y enigmática belleza:

Todo está lleno de luces el laberinto

Es una construcción de carne y hueso
Un animal amurallado bajo el cielo
En cuyo vientre duerme una muchacha
Con una flecha de oro
En el ombligo



Pero esta percepción del cuerpo como universo se contradice con la limitación, percibida cuando «un remolino de ceniza / bruscamente desbarata mi sonrisa / y mi pasado» («Cuerpo pasajero», pág. 224). Sin embargo, no se trata de oponer materia y espíritu, sino más bien de anotar la soledad, la transitoriedad y la separación que el propio cuerpo nos permite percibir. En «Cuerpo en exilio» (pág. 220), la vida pasa a través del cuerpo y de sus condicionamientos orgánicos y sociales; así el mundo es una prolongación dolorosa del cuerpo («me duele la bragueta y el mundo entero») pero esto no implica la ansiada unidad («Vivo de espaldas a los astros / Las personas y las cosas me dan miedo»):

Tan sólo escucho el sonido

De un saxofón hundido entre mis huesos
Los tambores silenciosos de mi sexo
Y mi cabeza. Siempre rodeado de espuma
Siempre luchando
Con mis intestinos mi tristeza
Mi pantalón y mi camisa



Porque la unidad se contradice sobre todo con la soledad y la alienación del cuerpo civilizado, del «Cuerpo vestido» (pág. 225): «hay una glándula amarilla / Que me llena de dulzura y maravilla / Hay tejidos que sonríen / Y tejidos que se mueren» [...] Pero sobre todo hay corbatas / Hay corbatas hay corbatas». La prueba de que no se trata de la operación clásica de negar y trascender el cuerpo, sino de conocer a través de él, es que al final del libro, como apunta Canfield (1080) se llega a unas imágenes de reconciliación y de [630] armonía, a través de las funciones más humildes del cuerpo; y la paz con el cuerpo nos liga a la felicidad de la infancia, figura recurrente en Eielson:

Los intestinos vuelven al abismo azul

En donde yacen los caballos
Y el tambor de nuestra infancia
(«Último cuerpo», pág. 230)

Ceremonia solitaria (1964) es un libro posterior a los experimentos poéticos y visuales de disolución, pero en él se vuelve atrás y se suspende en ciertos momentos esa radical desconfianza de la palabra que había presidido sus experimentos anteriores. A pesar de que continúa la relativización de la poesía, sin embargo, este libro parece religarse más a la búsqueda de Noche oscura del cuerpo: «No es culpa mía si estoy hecho de cristales amargos / De irremediable ceniza y líquidos ardientes...», dice, con tono nerudiano, «Ceremonia solitaria alrededor de un tintero» (pág. 279). Pero de nuevo la búsqueda es aquí a través del cuerpo como contradictoria percepción del deseo y la carencia:

O porque estoy hecho de sustancias aciagas

De sonrientes materias que sollozan y sollozan
Y sollozantes materias que sonríen y sonríen.
Soy solamente un animal que escribe y se enamora,
Un laberinto de células y ácidos azules,
Una torre de palabras que nunca llega al cielo



Aunque el libro acaba, como Habitación en Roma, con la muerte de la palabra («Ceremonia solitaria entre papeles y palabras», pág. 294) y con «la misteriosa pelota de papel / Que ahora aprieto nuevamente / En una mano» (pág. 295), predomina la búsqueda a través de lo más material del yo. En «Ceremonia solitaria alrededor de tu cuerpo» (pág. 291) propone un hermoso poema de amor, de unión a través del cuerpo en que, a partir de la soledad, el encuentro físico es comunión con el otro y con el mundo:

No sé cuál es tu piel y cuál la mía

Cuál mi esqueleto y cuál el tuyo
Tu sangre brilla en mis arterias
Semejante a un lucero
Mis brazos y tus brazos son los brazos
De una estrella que se multiplica
Y que nos llena de ternura
Somos un animal que se enamora
Mitad ceniza mitad latido
Un puñado de tierra que respira
De incandescentes materias
Que jadean y que gozan
Y que jamás reposan [631]

Este libro habría que conectarlo con Ptyx (1980), el último publicado por Eielson; lo que se puede afirmar a partir de lo que hemos analizado es que esta poesía del cuerpo y de la crítica a la escritura no busca la publicidad, aunque ha sido objeto de publicaciones recientes. Seguramente a partir de la edición mexicana de Poesía escrita en 1989, la poesía de Eielson comienza a conocerse más. Recientemente, Martha Canfield ha hecho una antología para una editorial italiana en 1993 y una edición de la poesía escrita completa en 1997 que pretende paliar, con la colaboración del propio Eielson, los huecos que aún quedaban sumando la edición peruana y la mexicana. También, hace poco tiempo, se publicó una antología en Lima (1081). Más recientemente aún, se ha hecho en la Universidad de Londres un coloquio sobre la obra plástica y poética de Eielson y se está preparando un CD-Rom anotado sobre este tema. Sin embargo, e inexplicablemente, Eielson sigue estando ausente de antologías recientes de la poesía hispanoamericana.
El caso de Raúl Deustua es aún más extremo: como a Eielson, su trayectoria le aleja muy pronto del Perú y le lleva a Nueva York donde trabaja como traductor permanente en organismos internacionales, pero la errancia le conduce hacia los años 60 a Ginebra donde sobrevive de modo más precario. Lauer y Oquendo (1082) determinan que «entre la poesía de difícil acceso material que este tomo reúne, ninguna es menos hallable que la de Raúl Deustua», quien ha publicado hasta entonces en revistas y una sola plaquette (1083). Muchos de estos poemas estaban entre los diez cuadernillos que «por sugerencia de Abelardo Oquendo, Deustua mandó a Lima para que se publicaran en la editorial Mosca Azul» (1084). El proyecto no pudo llevarse a cabo pero recientemente esos diez cuadernillos, parte importante de su obra poética, han sido editados cuidadosamente por Américo Ferrari -quien hace la introducción del libro- y Ricardo Silva Santisteban, con la ayuda indispensable de Abelardo Oquendo; el libro lleva el título de Un mar apenas (1085).
Ferrari (1086) ha notado la ausencia del yo lírico en una parte de los poemas: en esta poesía habla alguien que se disfraza, que se esconde, que se distancia. Pero también, en otros poemas, especialmente los de La voz interrumpida, escuchamos a alguien desvelado por el ruido de sus sueños, alguien a quien las palabras llevan de la nada «a un diálogo de amor, a las orillas / de un mar que desconozco» (1087), un ciego que escucha al borde de la vigilia las voces de los muertos, de los ausentes, de los idos, y que sabe que «lo impronunciable existe desde siempre» (pág. 81). Y que, a pesar de que es «ciego y mudo» (pág. 71) descifra para el lector «un [632] límpido alfabeto de la noche» (pág. 30) y le permite tal vez acceder a aquella «...imponderable / materia de los sueños que subsiste / cuando toda materia es ya la nada» (pág. 20). En la voz más impersonal percibe Ferrari (1088) «una meditación sostenida sobre la cara oculta de la realidad y su íntima relación con la palabra humana que la asedia». Destaca también Ferrari (1089) dos símbolos omnipresentes en este poemario, la esfera y el centro: «La esfera poética de los versos de Raúl, existente, transparente, acerada y en las fronteras de la quietud, morada del verbo calcinado, vía por donde pasa el hombre nocturno en busca del centro luminoso e inalcanzable, morada a su vez de la aventura y del sigilo». Unos versos de Deustua (de la sección La voz interrumpida, número 8, página 75) nos permiten acceder al clima de su poesía:

Esta pesada almendra que alimento,

este dolor de arena,
certidumbre
entera de nada. Interrumpido
El diálogo y el día que alumbraba
toda noche, la herida misma.
Ausencia
De pasos y de voces, brasas ásperas
que hieren mis entrañas, voces puras,
extinguidas, exangües en el eco.
Sólo mi sórdida impotencia, sólo
mi mano contra un muro, piedra ciega
que impide el paso al ciego y al vidente
-el mar a veces desde el fondo sube
Y sufre en la memoria,
se alabea
El tiempo. ¿Cesará también el tiempo?

De esta reflexión sobre dos poetas interesa en definitiva una manera de hacer poesía (no una manera de aislarla) que tiene una larga tradición en la poesía peruana y que implica un desinterés hacia todo lo que no sea la aventura poética; de esta manera de hacer poesía que no se identifica con el malditismo ni con el fracaso se deriva sin embargo cierto aislamiento. Un aislamiento que rompen con su interés críticos como Octavio Paz, Álvaro Mutis, Abelardo Oquendo, Mirko Lauer, Américo Ferrari, André Coyné, Ricardo Silva Santisteban, William Rowe, Martha Canfield: que sirvan sus nombres entre otros para señalar el elemento indispensable de comunicación, que es el gusto poético; se puede ser un buen crítico sin tenerlo pero en este caso sólo el gusto crea los puentes. Por otro lado, creo que el desinterés de estos poetas por cultivar los circuitos editoriales no es un acto de soberbia ni un acto de indiferencia, sino un acto de confianza, tal como dice Ferrari a propósito de Deustua (1090). Confianza en que la poesía llegará a quienes la aman, y confianza en que esos circuitos paralelos se crearán por obra y gracia de la pasión poética y del deseo de comunicarla a todos aquellos a quienes atraiga esta isla, extraña sin duda, pero siempre revisitada por sus adictos. [633]

MUESTRA - NOS


Electroshocks

Fotogramas interdictos,
sonoras teclas de una máquina,
eléctrica galería.
Grama de tubos grises,
encierro y verdades a medias…
Con shocks sobre el cuerpo
y la radio encendida,
al ritmo del tiempo
al compás de los dedos
y las teclas,
proscritas señales, desde la oculta frecuencia.
Esta es-fera
inter-fiera, nimia,
con sonido de hombres
con sonante de eriales y hembras escorpiones
El acordeón solar;
Sigue rugiendo.

YO.

Esos (((ecos)))

sub-vertidos,

consonantes ciegas,

zumban el espacio,

espejismo de mi oreja,

mientras al vilo izquierdo,

tullido, sin brazos o piernas,

la contusión visual,

lacerado gris, en la comisura-queja.

Informa, del callejón en que vivo

y el otro: YO.

Sin ojos, desde la oscura ventana,

en el rincón de la demencia;

vocífera – el negativo velado,

el sueño,

la furia <>, <> y su poder;

sobre la mente, media…

y YO: desde su propia órbita memoria, recoge los dígitos,

la uni-celular,

SER-piente.



Daniel Rojas Pachas, Nació en Lima-Perú, el año 1983. Actualmente reside en la ciudad de Arica. Incursionó en literatura a partir de los quince años, inspirado por Kafka y Carroll. Desde entonces la escritura ha sido vital. Estudio tres años derecho, carrera que abandono por razones existenciales que lo empujaron a su verdadera vocación, la escritura y la enseñanza de Literatura. Área en la que se desempeña al interior de la universidad. En el 2006 publicó su primer poemario Música Histórica, la cual cierra una etapa al condensar su quehacer lírico hasta ese momento. En el 2007 publica Delusión poemario cuya línea intimista y desconcertante se ampara bajo la visión del Somatismo. Esta preparando otro trabajo lírico llamado Grama. Ha participado en colecciones y antologías de Cuentos y Poesía, ha ganado concursos a nivel universitario y local, y reconocimientos internacionales como el Bendito sea tu cuerpo de poesía erótica.
Además de la labor en aulas, su interés por difundir las letras la lleva a cabo por medio de talleres de poesía en la Universidad de Tarapacá Grupo MAL y Clepsidra, la realización de eventos como el primer recital de poesía joven (24 de abril del 2008) y publicaciones en red con la Revista Cinosargo, la cual dirige.
Blog Personal: http://www.danielrojaspachas.blogspot.com
Revista Cinosargo: http://www.cinosargo.cl.kz
Publicaciones en el diario El Morrocotudo: http://www.elmorrocotudo.cl/admin/perfil/728

6/24/2008

Jazz Cusco


Escribo o escucho
Una o mil melodías como las mil y una noches con los mil y un mares con los mil y un desiertos
¿En Gobi o en Ica? Saxos. Tambores. Guitarras. Quenas. En la ciudad perdida. Y un puma salta
a través de sombras, a través de cielos y estrellas: es la gran fiesta equinoccial. Pétreo. Y un desliz temporal. Eco.
RLandeo.

6/18/2008

I ENCUENTRO DE POESÍA Y NARRATIVA EN BELLAS ARTES

JUEVES 19

1era MESA
Modera: Yeni Maldonado

Jorge Zagal Matasoglio (UNFV)
Dalia Espino (UNMSM)
Jesús Zavala (UNMSM)
Clotilde Morales Rubio (ESCUELA)

2da MESA
Modera: Jorge Vergara

Pedro Espinoza H. (UNFV)
Jorge de La Cruz (UNFV)
Paulo César Peña (UNMSM)
Carlos (ESCUELA)

3era MESA
Modera: Rosarella Jhon

Luis León (UNFV)
Luis Mendoza (UNFV)
Ludwig Saavedra (UNMSM)
José Sifuentes (UNFV)

4ta MESA
Modera: Patt Monroe

Juan Pablo Mejía (UNMSM)
Pablo Salazar Calderón (PUCP)
Gabriela Ibáñez (PUCP)
Comandante Escobar (ESCUELA)

5ta MESA
Modera: Paulo Peña

José Miguel Herbozo (PUCP)
Rocío Fuentes (PUCP)
Andrea Cabel (PUCP)
John López (Grupo Anábasis)


VIERNES 20

1era MESA
Modera: Carlos Roses

José Caro (poeta, vagabundo y dipsómano) (UNFV)
Édgar Gamboa (UNMSM)
Wilver Moreno (UNMSM)
José Antonio Cristóbal Márquez (ESCUELA)

2da MESA
Modera: Florentino Díaz

Enrique Beó (UNFV)
Eduard André Ríos (ESCUELA)
Carla Valdivia (U. DE LIMA)
Gimena María Vartu (UNMSM)

3ra MESA
Modera: José Antonio Cristóbal

Renato Arce (UNFV)
Giancarlo Huapaya (Escuela de Periodismo B. y M.)
Alex Morillo (UNMSM)
Daniel Amayo (UNMSM)

4ta MESA
Modera: Armando Alzamora

Florentino Díaz (PUCP)
Alesandra Tenorio (UNFV)
Víctor Ruiz (UNFV)
Josefina Jiménez (UNMSM)Miguel (ESCUELA)

6/07/2008

II CURSO INTERNACIONAL DE EPISTEMOLOGÍA Y TRANSDICIPLINAREIDAD

Lugar: Auditorio Principal de la Facultad de Letras de la UNMSM

Hora: 6:00 p.m. - 8:00 p.m

Pre-inscipciones: diaporein@redfilosofica.de

Inscripciones para certificación: Oficina del Instituto de Investigaciones del Pensamiento Peruano y Latinoamericano, UNMSM (Ciudad Universitaria. Av. Venezuela Cdra. 34 / Av. Universitaria - Lima 1 - Central teléfonica : 619-7000)


Ingreso: LIBRE

Expositores:
Carlos E. Maldonado (Universidad del Rosario, Colombia)
Raúl D. Motta (Universidad de Nuevo León, México)
Giussepe Gembillo (Università di Messina, Italia)

6/06/2008

LUIS HERNÁNDEZ




Aquí una pequeña muestra de la poesía de Luis Hernández. Los poemas han sido extraídos de la antologìa "La soñada coherencia" editada por Edgar O hara.



Nunca he sido feliz
pero, al menos,
he perdido
varias veces
la felicidad



La canción


Dicen que soy un soñador
que sueña

y otros dicen de mí


adiós. Me voy a otro lugar
y si la tristeza
me alcanza
y si la tristeza me alcanza
me cubriré con el agua
de la mar. Y no he más
de morir
y no he más.



*


Mi primer amor
fue la música
mi segundo amor
fue el amor
a la música
mi tercer amor
fue triste
y feliz



*


si cantara
lo que en el corazón
siento

sería para mí

la canción

algo indescifrable



*


No he de volver a escribir
como lo hice
cuando el corazón era joven
y sobre mí el firmamento

Ahora no te pido, señor,
el olvido, sino
lo que no conocí

5/20/2008

Juan Ojeda

ORACIÓN PARA SCARDANELLI
Breve combate de importuna tierra,
en mi defensa soy peligro sumo:
y mientras con mis armas me consumo,
menos me hospeda el cuerpo que me entierra.
FRANCISCO DE QUEVEDO
L'enfer es de meme essence que la ciel. C'est
la meme feu qui est lumiere ici la brulure.
MARCEL JOUHANDEAU
Yo siempre he morado en el Infierno,
Y de la vida sólo conozco un rostro destrozado:
El rostro de la niebla más dura que los sueños inútiles.
.
De tiernas ramas muertas hice un reino de tedio
Donde miro sin piedad el sol negro del tiempo.
.
Me rodean palabras que no entiendo, casas cerradas
Que quizá fueron habitadas por mis pensamientos.
Pero entre los días atascados que se irisan sin miedo
Sólo reconozco los lugares cubiertos de polvo y sequedad.
.
Y el viento que se arrastra, malhumorado, en las cornisas
Desata algo del pobre fuego donde he debido observar
A los hombres vivir como fantasmas.
.
Pero no, esos cuerpos gozosos eran reales como la muerte
Y sabían arder como la buena leña de los siglos
Nutriendo la verdadera vida que jamás conocimos.
.
Yo siempre contemplaba los abismos
Por donde el aire seco de los días reverdece,
Los muros de una casa vacía eran mi país
Y los ojos dulces de la música brillaban en su cetro triste,
Y esos ojos eran como un rostro secreto.
.
La verdadera vida no existe: todo lo desmorona el tiempo.
.
Un día despertaremos de este insidioso Infierno,
Y el parloteo herido de la música ceñirá sus flamas libres
Porque se abrirá el rostro perfecto del Sueño.
.
(Del poemario Arte de Navegar)

5/09/2008

Pronunciamiento a la alegría: Libre Melissa. Libre


La noticia nos ha causado alegría , pero también nos causa una mezcla de incertidumbre, la prensa que muestra hechos distorsionados, los agentes encubiertos, las operaciones de miedo, el clima de la desconfianza, definitivamente a quien creer, podríamos de un modo inmediato sentir que alguien nos falla, pero tan sólo es nuestra imaginacón, imaginación de odios y venganzas, la historia terrorífica del Perú, definitivamente ha dejado una herida profunda y abierta en nuestra sociedad, nadie puede creer a ciencia cierta en nadie. Y tal vez esta sea la razón para no creer en la inocencia de Melissa, o como uno de los integrantes del Club dijo, ¿Acaso imaginas a Melissa llevando mil kilos de cartuchos de dinamita en la mochila? No. Entonces, o eres muy tonto para no darte cuenta de lo que pasa , o te transformas de la noche a la mañana en el ser más sospechoso del planeta, tan sólo bastan unos cuantos segundos para no creer en nadie, cuidado, la persona más querida puede fallarte, o es tan sólo tu imaginación perversa constructora de hilos fantásticos, fantasía en un eterno sinsentido, al fin y al cabo, las secuelas del terror nos dejan un mensaje clarísimo: No creas en nada. Ni en nadie. No metas las manos al fuego por alguien, porque te puedes quemar. Confíemos. La vida sigue y confíemos en otros. La desconfianza no permitirá acercarnos, nos distanciará, no queremos las distancias, queremos integrarnos. Ojalá cambiáramos de la noche a la mañana, pero no será así , es un proceso quimérico. Como se habrá comprobado, estas heridas aún no restañan, el terrorismo no fue una guerra de un bando contra un bando. Fue una guerra de todos los peruanos contra todos los peruanos. Y conviene el perdón y la solidaridad de todos los peruanos con todos los peruanos, eso, sí queremos construir una sociedad equitativa y sobre todo, honorable.

5/08/2008

EstaNoEsUnaPutaEditorial

2 + No antología No contemporánea de los poetas amigos va a ser REGALADO A LOS ASISTENTES AL LANZAMIENTO.

LANZAMIENTO
EstaNoEsUnaPutaEditorial

EstaNoEsUnaPutaEditorial
presenta sus dos primeras publicaciones: queridolucía (2007) de Rafael García Godos Salazar (RAGGS) y 2+ No antología No contemporánea de los poetas amigos (2008).

queridolucía
Presenta: Paul Guillén
Sobre queridolucía: «Sin lugar a dudas, Rafael García Godos es un poeta señero, como pocos, que brilla con luz propia en las nuevas escrituras latinoamericanas y ha publicado una obra formidable que se escapa de los miedos recalcitrantes que la poesía asquerosamente higiénica ha querido imponer. queridolucía es uno de los libros más inquietantes y hermosos de los últimos años y no dejará a ninguno de sus lectores impávidos porque en esta poesía la inteligencia, el detalle y la ternura se han amalgamado como un nuevo cuerpo para que lo bello siga convirtiendo la fatalidad en palabras destinadas a ese mismo fin.
(Héctor Hernández Montecinos)

Sobre RAGGS: Lima.1979. Ha publicado: No importa borrar (2000) viruspop*raggs (2004). Primer puesto Video Cortometraje DDB (Panamá 2000). Ganador del I Concurso Poema-Objeto Oquendo de Amat de la Municipalidad Metropolitana de Lima (2005). Primer puesto Poesía del VIII Dorian 2006 y 2007.

2+ No antología No contemporánea de los poetas amigos
Presentan: Gabriel Bolívar, David Collazos, Rafael García Godos Salazar, Enrique León.
Recital: Diego Lazarte, Salomón Valderrama, José Pancorvo, Giancarlo Huapaya..

Chelas de Honor

Rafael García Godos Salazar
Supervisor de Marketing
Empresa Periodística Nacional S.A.
Jr. Jorge Salazar Araoz 171 - Santa Catalina
Tel.: 690-8080 Anexo: 8252 / Cel.: 997520788
www.epensa.com.pe

Serpientes sobre la Tortuga Ecuestre




5/05/2008

POESÍA EN LA VIA EXPRESA


POESÍA EN LA VIA EXPRESA

RECITAL
Participan:
WILVER MORENO,
SALOMÓN VALDERRAMA,
DIEGO LAZARTE,
DAVID JIMÉNEZ Y
LUIS BOCELI

Jueves 8 de Mayo 2008
7.30 pm.

INGRESO LIBRE

Paseo de la República 5864 – Miraflores
(Esquina vía Expresa/Benavides)
Teléfono 444-3672
E-mail: antaresayl@terra.com.pe
http://antares-artesyletras.tk

4/29/2008

La santa cede

miércoles 30 de abril
centro cultural de españa
(jr. natalio sánchez 181 -frente a la plaza washington.
altura cuadra 6 avenida arequipa. lima)
7.00 p.m.
comentan:
Oswaldo Reynoso
Beto Ortiz
Jaime Guzmán Aranda
Augusto Rubio Acosta
invitado especial: Lucho Oliva,
la mítica voz de los rumbaney

4/09/2008

César Hildebrandt sobre Melissa Patiño

Presa de desesperación

Melissa Patiño Hinostroza tiene 20 años y piensa que el mundo puede ser distinto. O sea que piensa que los pobres no tienen por qué ser eternos, que la neumonía no debería cundir en cada invierno de las callejuelas, que el doctor García podría ser menos ahijadito de Bush, Bush menos padrino de la mafia de Cheney, el dinero menos principal y la posibilidad de mirar las musarañas y no morir a manos de un microbusista, algo menos remoto de lo que es ahora.
En fin, Melissa Patiño tiene 20 años, estudia Administración de Empresas en San Marcos, escribe poesía, es miembro del grupo cultural “Círculo del sur”, trabaja en la producción del programa radial “Todas las voces” (Radio Stereo Villa 101.7) y, representando justamente al director de ese programa, acudió al segundo encuentro de la Coordinadora Continental Bolivariana, que se realizó a puertas abiertas en Quito, Ecuador, con delegaciones juveniles del país anfitrión más Venezuela, Uruguay, Brasil, Perú, Argentina y Cuba.
De regreso al Perú, Melissa tomó un ómnibus puesto a disposición por los organizadores del evento. Al cruzar la frontera, en Aguas Verdes, fue detenida por la policía política peruana, esposada, fotografiada, grabada por las cámaras solícitas de la televisión y exhibida en la prensa como “una de las terroristas que estuvieron en una reunión en Quito, donde se tramó cómo sabotear las cumbres de jefes de Estado que está preparando el Perú”.
Melissa Patiño no pertenece al MRTA ni simpatiza con ese grupo que, en efecto, confundió la rebeldía de los pueblos con el asesinato sectario. Tampoco, desde luego, tiene que ver con Sendero, la sucursal del difunto Khmer Rouge en el Perú. Es más, Melissa no tiene ejercicio partidario alguno y si en alguna juventud milita es en la suya, que apuesta por la cultura como agenciadora de mejores tiempos y en los recitales como pretexto para conocer a gente de palabra. Melissa no es una guerrillera pero tampoco cree que este sistema, que hiede a la legua, pertenece, como cree ahora el doctor García, a la esfera de lo sagrado. No, por supuesto.
Pero hay que ser tan obtuso como Alva Castro, tan brutalmente fascista como el jefe de esa policía que el Apra ha ensillado, para decir que en Quito, durante ­una cita tumultuosa de 800 personas, a tiro de cámaras de TV y periodistas de todo calibre, se complotó para arruinar de modo sangriento las cumbres que se llevarán a cabo en el Perú. Si así hubiese sido, el gobierno de Correa es el que habría tomado cartas en el asunto. No, general Octavio Salazar: que Alfaro viva, carajo, no tiene que ver en este ­asunto: en Quito hubo una reunión juvenil internacional donde se habló de la economía globalizada, del hambre también internacional, de las conjuras de Washington en relación a América Latina (a las que usted sirve sin saberlo), de las maquinarias represivas (de las que usted es emblema), de Bolívar y Martí (par de subversivos, oiga usted) y donde, en un momento dado, las FARC aprovecharon para lanzar un vídeo de Raúl Reyes, vídeo que resultó testamentario porque, días después, las fuerzas combinadas colombo-norteamericanas ­agujerearon su escondite invadiendo, precisamente, territorio del Ecuador, fíjese usted.
Decir que todos los que vieron un vídeo de Raúl Reyes están dispuestos a dinamitar los hoteles cinco estrellas de Lima cuando la Apec despliegue su agenda en Lima en medio de miles de policías encubiertos, eso es algo que sería sólo mostachudamente ridículo, como usted mi general, si Melissa Patiño no estuviese presa en Santa Mónica.
En la hipótesis negada de que Melissa tuviera alguna cercanía amistosa con gente que quiere hacer del MRTA un partido político, ¿qué diablos habría de punible en ­eso? Semanas después de su detención, la policía de los Alva Castro no ha mostrado una sola prueba que justifique la detención de Melissa o la de los otros seis peruanos detenidos en la frontera norte y tratados como si este fuera el reino del Chivo Trujillo.
Un puñado de escritores e intelectuales que no salen en los periódicos, que no quieren salir en los periódicos, hicieron un plantón pidiendo la libertad de Melissa Patiño. La policía que el Apra quiere ensuciar hasta donde sea posible, cargó contra los manifestantes y los aporreó. ¿Para esto nos liberamos de Fujimori, mientras Agustín Mantilla –esa mugre dizque de aprismo irrenunciable– recibía dinero de Montesinos en la salita del SIN?
Sorprende, además, el silencio de la “cultura oficial”. ¿Dónde están los que hubiesen puesto el grito en el cielo (legítimamente) si algo como lo de Melissa Patiño hubiese sucedido en la Venezuela de Chávez o en la Cuba de Castro? ¿Debajo de qué camas tiemblan o sobre qué camas se distraen los que deberían decir algo en relación a este periodo de intolerancia que el Apra, con la ­anuencia de la prensa fenicia, está imponiendo?
Qué quiere el doctor García? ¿Imitar a Haya en sus volúmenes, en su viudedad doctrinaria y en su amor por las alianzas oscuras, pero terminar pareciéndose a ­Odría en su entendimiento de la democracia? ¿Haya y ­Odría en una sola persona? ¿La Coalición Apra-Uno hecha carne?¿Y qué está pasando con la prensa peruana? Aparte del parricidio fáctico perpetrado por Gustavo Mohme Seminario, ¿qué otra cosa tendremos que lamentar?
¡Liberen a Melissa, manga de abusivos!

Liberen a Melissa Patiño!

Casona de San Marcos
Viernes 11 de abril, 4.30 p.m.

4/03/2008

Melissa Patiño


Kolumna Okupa. Melissa Patiño, libertad ya

¿Puede una muchacha peruana de veinte años pretender organizar un sabotaje a las cumbres?

Por Rocío Silva Santisteban

De todas las personas con las que me encuentro entre los muros del Establecimiento Penitenciario Chorrillos II todos los lunes por la tarde, ella era con la única que no hubiera deseado encontrarme. Estaba con un libro de Armando Robles Godoy entre los brazos, un polo claro, sus lentes de lectora empedernida y un rostro sereno pero absolutamente triste. Como sostiene Pilar Coll, cuando una va a la cárcel sabe que no visita inocentes, pero cuando se encuentra con alguien como Melissa Patiño, entiende que el sistema no sólo es injusto sino incluso perverso.

No quise escribir públicamente nada al respecto cuando recibía los innumerables correos electrónicos pidiendo su libertad porque no tenía mayores referencias. Desde afuera, mujeres solidarias como Susana Reisz, Francesca Denegri y Mariela Dreyfus me preguntaban por ella. Yo no sabía nada, excepto que era enamorada de Giancarlo Huapaya, un poeta del cono norte a quien conocí en uno de los recitales que organiza Álvaro Lasso. Por eso mismo, para enterarme bien, le pregunté a Javier Arévalo, sobre quien no puede pesar ninguna sospecha de acercamiento radical ni político de ninguna índole. Javier la había convocado para trabajar con él en el hermoso proyecto Recreo que dirige y que está centrado en la difusión de la lectura. A Javier lo conozco desde hace muchos años y sé que si suscribe una defensa de Melissa Patiño no es por empatía emocional, sino por argumentos racionales.

Javier me confirmó lo que sospechaba: Melissa es una muchacha, estudiante universitaria de administración en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con vínculos con colectivos literarios y un activismo literario en su distrito, que fue invitada a Quito para participar en la Coordinadora Continental Bolivariana en lugar de un amigo de Stereo Villa. Un infeliz endose que, a estas alturas y en el Pabellón C de delincuentes comunes del penal de "máxima seguridad" para mujeres, es un pasaje para una de las peores temporadas en el infierno que le ha tocado vivir.

Según me comenta Melissa brevemente, ella aceptó la invitación por conocer Quito, porque, como toda joven, quería viajar por América Latina y poder pisar otras ciudades, latear por esas calles, y reconocerse en las librerías y los parques, que fue lo que hizo cuando estuvo allá. El local de la reunión fue la Universidad Politécnica y la Casa de la Cultura de Quito, donde ella asistió a conferencias de indígenas mapuches y otros ponentes, pero cuando podía se escapaba para conocer la ciudad, la Universidad Católica y el Café del Libro.

Cuando hablé con Javier, y después de escuchar la historia de Melissa, supuse que el Poder Judicial no iba a dar inicio a un proceso, y si lo hacía, en todo caso iría a dictar orden de comparecencia. Pensé que si el jueves anterior escribía sobre ella, a la hora que se publicara el artículo, ya estaría en libertad; incluso porque sus abogados habrían interpuesto un recurso de hábeas corpus. Pero el lunes me quedé impactada al verla en la cárcel de máxima seguridad. ¿De qué se le acusa? Ella me dice que formalmente no se les ha notificado, pero que se trataría de un delito de intentar sabotear las cumbres. ¿Puede una muchacha peruana, de veinte años, pretender organizar un sabotaje a las cumbres y regresar al país tan campante? Y, además, todo esto perpretado desde ¡¡¡¡la Casa de la Cultura de Quito!!!!, local oficial del encuentro de la CCB. Ella me ha comentado que conoció a las demás personas con las que viajó en la misma agencia de transporte Flores, es decir, unos minutos antes de tomar el bus que la llevaría hasta Tumbes, primero, y a Quito luego.

La criminalización de la sospecha nos puede llevar a enfrentarnos nuevamente con un escenario favorable para la intolerancia y la discriminación (y me refiero a todas las partes). Si las actividades que se realizaron en Quito fueron públicas e incluso televisadas por los medios, ¿es acaso factible que, posteriormente, se diga que se trata de actividades sospechosas? Es cierto que varios funcionarios públicos están interesados en "pantallazos" mediáticos que nuevamente, y de manera irresponsable, actualicen y pongan en agenda un tema inflado: un rebrote del terrorismo. Pero estos intereses subalternos no pueden imponer su lógica perversa para que una muchacha de 20 años esté entre rejas por una sospecha difusa en un caso confuso. No hay que repetir los errores que el Informe de la CVR ha señalado con tanta lucidez. Por eso mismo Melissa Patiño debe estar en libertad ya.

(http://www.larepublica.com.pe/content/view/212051/ )

3/23/2008

Poema inédito de Raúl Solís

VIENTOS DEL INFIERNO

A San Juan de la Cruz
Vientos del infierno
Llevadme
Con vuestras potestades,
Vientos asesinos
Colmad mi sed
Con sangre de los mártires,
Vientos de la Noche
Abrid una herida
Al corazón del Purgatorio,
Vientos de Idus
Matad a los niños
Que destierran a las rosas,
Vientos de otra vida
Purificad almas
En recintos de dioses,
Vientos constelados
Llenad con peligro
Las máskaras de la Ira,
Vientos negros
Despedazad
La batalla de los santos.
.
Eternidad,
Tú, nos esperas
bajo la cruz del maligno.
.
(Imagen: Raúl Solís)

3/21/2008

Anticuario de Diego Lazarte

Anticuario
de Diego Lazarte
Presentación del poemario
Convento de Santo Domingo - Qorikancha
Viernes 28 de marzo, 7 p.m.

El poeta y su poema (fragmento)

La poesía es el lugar donde todo sucede. A semejanza del amor, del humor, del suicidio y de todo acto profundamente subersivo, la poesía se desentiende de lo que no es su libertad o su verdad. Decir libertad o verdad y referir estas palabras al mundo en que vivimos o no vivimos es decir una mentira. No lo es cuando se las atribuye a la poesía: lugar donde todo es posible.

ALEJANDRA PIZARNIK

(Fragmento tomado de Alejandra Pizarnik, Obras completas, editorial corregido, 1994. )

3/20/2008

ICARO AMA LAS FRAGILES PUERTAS


Ama los eclipses
Las frágiles puertas sin llaves
El mar de cualquier costa
El viento húmedo colgando de su cuello
Como perlas
Ama las constelaciones y su sangre
Ama la poesía que desgrana como maíz
En sus ciegas tardes
Ama las canciones y las cítaras
Y a las jóvenes que no temen saltar al vacío
Las frutas frescas
Y algunas veces ama sentarse en las ramas
Y sentirse pájaro
Y algo más que humano
Ama la poesía sencilla como él
Simple y sin gongorismos
Como el agua para la sed del animal
Que busca abrevar sin comercio
Ama despertar en un sueño
Que no sea el laberinto paterno
Ama por sobretodo la noche
Y el adorno plateado ubicuo en ella
Ama los granos y las olas
Se ama a sí mismo pero no a los espejos
-el ideal repetitivo del hombre-
Ama volar por las aristas del sueño
La libertad del primer hombre que inventó la Libertad

Rodolfo Andrés Pacheco Ingunza. Lima, Perú (1969-2008) Cursó estudios universitarios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos , donde cumplió una destacada labor cultural ganando consecutivamente los juegos florales en los años de 1994, 95, y 96 en los géneros de poesía , narrativa y ensayos, además de cosechar lauros en otras universidades de la capital. ha sido publicado en diversas revistas del medio. un libro colectivo "Desde el colchón" y "Alucinada Cordelia"(2006)

3/07/2008

3 poemas‏ de Carlos Mayhua

Si los cuerpos pudieran morir fulminados
De tristeza
Estaríamos muertos como pinos resecos
A punto de caer
Matando aves con ramalazos de azar

Lágrimas y granizo
Besos de asco sobre cuerpos muertos
Desechos por el paso del tiempo

Hablar
En la tormenta irresistible del sol
Opacado para siempre
Por otro sol
***
Es otro el que se va
Río abajo con las piedras
Y los árboles partidos
Hacia el mar

Es otro el que parece
Una bella voz
Inmediatamente antes
Del momento de tremor

Es otro el que ama
A sus hermanos
Que permanecen de pie
En las riberas

Diciendo adiós
Con las manos agitadas
Como aves atadas
A árboles quemados

Es otro el que tomará
El silencio
Cual veneno
Con las manos
***

Con suerte se puede hacer con las palabras
Un río que bañe y refresque
Y sirva de espejo
Y muestre la vida de las sierpes
Venenosas y comestibles
Y las formas de los niños que se dejan llevar
Por las corrientes
Hacia los sonidos vagos de las cataratas
Y hacia los pies desnudos
Que juegan en la ribera
Contra el agua
Movida por la luz

Sin suerte las palabras alimentan
Los desiertos voraces
Granos de arena innumerables
Volando por el viento
De garganta a garganta
Lienzos que almacenan cadáveres
Islas habitadas solamente por insectos
Furiosos como una fiebre
Letreros que mienten con la
Puntualidad del sol
("Carlos Mayhua es miembro de Cravan Editores y participa en el Sitio Contranatura: htttp://www.contranatura.org")

3/02/2008

Detención sorpresiva y arbitraria


Pronunciamiento

Melissa Patiño es una estudiante de administración de la UNMSM, no es integrante de ninguna secta o célula terrorista, ella es una chica que por mala suerte, pudo haber estado en el mismo lugar en el que estuvieron integrantes de esa agrupación.
Conocemos a Melissa y estamos seguros de su buena fe; de su apuesta por la vida y la poesía; más que por la muerte y la destrucción. Por eso, sorprende su detención y sentimos la impotencia de no prestarle nuestra ayuda directa en estos momentos díficiles, es increíble que las operaciones de inteligencia estén muy mal diseñadas, porque de otro modo capturarían selectamente a estos malos elementos y no involucrarían a personas que no tienen nada que ver con asuntos violentos. Por eso nos solidarizamos por la libertad de Melissa y aunque tal vez, nuestra ayuda no se haga efectiva, nos pronunciamos con estas palabras: Fuerza Melissa.
Atentamente.
Los integrantes del Club de la Serpiente

2/19/2008

EL POEMA Y SU LECTOR

Si me preguntan para quien escribo me preguntan por el destinatario de mis poemas. La pregunta garantiza, tácitamente la existencia del personaje.De modo que somos tres: yo;el poema;el destinatario. Este triángulo en acusativo precisa un pequeño examen.

Cuando termino un poema, no lo he terminado. En verdad lo abandono, y el poema ya no es mío o, más exactamente, el poema existe apenas.

A partir de este momento, el triángulo ideal depende del destinatario o lector. Únicamente el lector puede terminar el poema inacabado, rescatar sus múltiples sentidos, agregarle otros nuevos. Terminar equivale, aquí, a dar vida nuevamente, o recrear.

Cuando escribo, jamás evoco a un lector.Tampoco se me ocurre pensar en el destino de lo que estoy escribiendo. Nunca he bucado al lector, ni antes, ni durante, ni después del poema. Es por esto, creo que he tenido encuentros imprevistos con verdaderos lectores inesperados, los que me dieron la alegría, la emoción, de saberme comprendida en profundidad. A lo que agrego una frase propicia de Gaston Bachelard: El lector debe crear su lector y de ninguna manera expresar ideas comunes.

BUENOS AIRES 1967
ALEJANDRA PIZARNIK


(FUENTE: Alejandra Pizarnik, OBRA POÉTICA COMPLETA, editorial Corregidor, 1994.)

2/06/2008

Prohibido leer. Prohibido imaginar. Prohibido pensar

DEFENSA AL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO

"Serías ideal para la presidencia. Lo grabarías todo en vídeo. Tendrías un programa diario de entrevistas nocturnas, tu propio programa como presidente. Harías que saliera , el otro, el otro presidente, el que haría de presidente para ti, y cada noche él leería tu diario personal a la gente durante media hora. Y eso sería antes de las noticias. LO QUE HA HECHO EL PRESIDENTE EL DÏA DE HOY. " ( Andy Warhol)

Clausurar. Prohibir.Someter. Joder.Vender. Convencer. Usar.Clausurar. Prohibir.Someter. Tal vez...

Es preciso manifestarse a favor de la apertura de un museo, la importancia de un museo no está en la importancia de sus exposiciones, está en la de ser un referente en la comunidad de la que se siente parte, en este caso, el arte ha sido asociado al hecho de sentirse más o menos. ¿No es hora ya de superar algunas impresiones insertas desde hace tiempo?

"¿DONDE ESTACIONARÁN LOS VEHÍCULOS DE QUIENES ASISTIRÁN A APRECIAR LAS IMPORTANTES EXPOSICIONES QUE SE LLEVARÍAN A CABO EN EL MAC? "
http://playasdebarranco.blogspot.com/2007/11/el-mac-o-iac-y-sus-mentiras.html

Entonces:

"¿DONDE SE PODRÁ DISCUTIR, PROPONER MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS E INTEGRAR Y EXTENDER LAS REDES DE COOPERACIÓN A LA COMUNIDAD, CON EL SELLO DE EDUCACIÓN Y CULTURA?"

Una exposición, un libro no son importantes, la importancia está en la integración y cómo este museo impactaría en la comunidad limeña. Los objetos artísticos como los libros son sólo objetos, sin importancia y que sólo adquieren importancia cuando los usas. La conciencia del pueblo unido se termina por desmoronar en un slogan: "Ellos y Nosotros". Más allá de ambas palabras no existiría pensamiento, la explicación es sencilla: El sentimiento latente de la discriminación.
Apertura de discotecas. Bares y hasta prostíbulos. Pero nunca, espacios de discusión, de ponderación; parece que son malas palabras, lisuras en boca de un equilibrista mentándole la madre a una serie de autoridades y "vecinos" que nunca son " vecinos" de nadie, más bien prisioneros de sus propias rejas mentales. Por eso, es preciso decir: "El pueblo unido jamás será vencido, sin sentimientos de discriminación, de ninguna clase" Sólo libertad de palabra, de acción y de integración. No tiene sentido, tener en cuenta consideraciones flagrantes de taras mentales. Afortunadamente a nadie se lo prohíbe leer, todavía, pero dentro de veinte años pueda que sí.Por eso reproduzco las pintas en el frontis del museo. Clausurado por disposición municipal.
¿ Qué es esto? Playa de estacionamiento. ¿Qué es esto? Centro comercial. ¿Qué es esto? Sólo un remedo de un lago plagado de moscas y savandijas humanas.

R.Landeo

1/20/2008

SOMBRA

Aquí una pequeña muestra de la poesía de Carlos Fernández mas conocido como el TOYO, amigo del club de la serpiente, con quien charlabamos a menudo de poesia en el patio de letras de la UNMSM en la ciudad universitaria. Compartimos estos poemas en homenaje a esa amistad.

1

princesa dragón
sobre el monte

como el cielo
ondea la sombra

alegra el fuego
eterno del camino


3

bendigo
una estrella

ser sublime
de los cuerpos

ese ardiente
dia de fuego

claro estanque
color violeta


6

soy mi imagen
y mi bosque

esta sombra
de paisaje de sangre

un hilo de araña
que teje vidrio


13

calma celeste

eriza la vida
estrella la noche

principia el ruído
nuestra puerta

sombra de agua
desata el cielo


18

Débora
juegas inmóvil

truenos ordenan
la sangre

nieve, daga
sombra de marfil

colina de escoltas
de acero en las monedas

voz sobre la hiedra
ya hecha

busto, manos,
tarimas, clavos

miel
mente obstinada

(Poemas tomados de la plaquette SOMBRA)

1/12/2008

MEMORIA ETERNA A NUESTRO HERMAMO JUAN RAMÍREZ RUIZ

Comunicado de hora zero sobre la muerte de Juan Ramírez Ruiz

El Movimiento Hora Zero informa que, de acuerdo a sus investigaciones, se ha confirmado el fallecimiento de Juan Ramírez Ruiz, cofundador del más importante movimiento literario que ha surgido en el siglo XX de nuestro país y autor, asimismo, del Poema Integral, la poética que renovó radicalmente la poesía peruana a partir de 1970.

Según manifestación de la Policía Nacional, Juan Ramírez Ruiz fue víctima de un accidente causado por un ómnibus de una empresa que cubría la ruta de Trujillo a Chimbote, en el mes de julio del año pasado. Sabemos también, por la versión de José Ramírez y de Nivardo Córdova, hermano y amigo del poeta, respectivamente, que la empresa cubrió los gastos de su entierro, sepultándolo en Los Jardines de la Paz de esa ciudad donde sus restos se encontraban hasta hace tres días bajo las ominosas siglas de NN que en el Perú son el símbolo de una ciudadanía secularmente marginada, ofendida e ignorada.

Así pues, el autor de libros fundamentales en la poesía peruana contemporánea, como “Un par de vueltas por la realidad” y “Las armas molidas”, libro en el cual uno de sus personajes es el golondrino, el campesino andino itinerante que migra para sobrevivir, coherente con su vida y obra eligió instalarse en la memoria de millones de conciudadanos que, como él siempre aspiró, siguen escribiendo una obstinada biografía construida de luchas y creatividad permanentes.

Los integrantes del Movimiento Hora Zero sentimos dolorosamente la muerte de nuestro hermano Juan, pero al mismo tiempo queremos manifestar que su desaparición física es la ratificación de su permanencia en el tiempo.

Lima, 11 de diciembre de 2008

(fuente: pospost. Imagen: Juan Ramírez Ruiz, Jorge Pimentel, Enrique Verásteguí en Chiclayo, tomado de sol-negro.blogspot.com)

JUAN RAMIREZ RUIZ

En homenaje por el reciente fallecimiento del poeta JUAN RAMIREZ RUIZ compartimos este poema

ENCUENTRO CON EL TERROR

A ti te conozco terror, te conozco:
tú preguntabas por mí, hurgando en mis ojos
con una luna chueca; y yo a ti te encontré
mirando suelo y cielo, solo,
buscando mi error con las dos manos.

Tú querías matarme con astros bizcos,
tú columpiabas mi mente expelida por un golpe:
a ti te conozco terror, te conozco.

Pero si oscuro va el bosque,
lo que ocultas (¡aquí está!) va más oscuro todavía:
¡remolino de hechos que vomita
un incendio antropomórfico, mi cuerpo
como látigo se agitaba contra mí
con el peso del ojo en la mirada!

Te conozco, a ti te conozco terror;
tú ya no puedes mi mente columpiar.



poema tomado del libro:
Las armas molidas. Lima: Arteidea editores, abril 1996, 234 pp.
(Tomado de :http://www.zonadenoticias.blogspot.com/)


1/03/2008

Carta de James Joyce dirigida a quien sería su esposa, Nora Barnacle

29 de agosto de 1904

60 Shelbourne Road

Querida Nora, acabo de terminar mi almuerzo; no tenía apetito. Cuando estaba por la mitad me di cuenta de que estaba comiendo con los dedos. Me sentí mal como la otra noche. Estoy muy angustiado. Perdona esta pluma horrible y este papel tan feo.
Anoche debo haberte apenado por lo que dije, pero seguramente será bueno que conozcas cómo pienso sobre gran parte de las cosas. Mi razón rechaza la totalidad del actual orden social, así como el cristianismo-hogar, las virtudes reconocidas, clases en la vida y doctrinas religiosas. ¿Cómo podría atraerme la idea del hogar? Mi hogar fue simplemente uno de clase media arruinado por los hábitos derrochadores que he heredado. A mi madre la mataron lentamente, pienso, los malos tratos que le daba mi padre, los años de sufrimiento y la cínica franqueza de mi proceder. Cuando miré su cara, en el ataúd, una cara gris y consumida por el cáncer, comprendí que estaba viendo la cara de una víctima, y maldije el sistema que la había hecho su víctima. En la familia éramos diecisiete. Mis hermanos y hermanas no son nada para mí. Sólo un hermano es capaz de comprenderme.

Hace seis años dejé, con un odio ferviente, la Iglesia Católica. Me fue imposible permanecer en ella contrariando los impulsos de mi naturaleza. Cuando era estudiante hice contra ella una guerra secreta y decliné aceptar las posiciones que se me ofrecían. Al hacerlo me convertí en un mendigo, pero conservé mi orgullo. Ahora mantengo a través de una guerra abierta lo que escribo, digo y hago. No puedo ingresar en el orden social si no es como vagabundo. Empecé a estudiar medicina tres veces, una vez leyes, una vez música. Hace una semana me estaba preparando para salir como actor ambulante. No pude poner mucho ánimo en el plan, porque tú tironeabas en sentido contrario. Las dificultades actuales de mi vida son increíbles, pero las desprecio.

Anoche, cuando te fuiste, deambulé hacia Grafton St., donde permanecí fumando largo tiempo apoyado en un farol. La calle estaba llena de una animación en la que vertí un torrente de mi juventud. Mientras permanecía allí recordé unas frases que escribí hace algunos años cuando vivía en París, las frases son, "Pasan de a dos y de a tres entre la animación del bulevar, paseando como gente desocupada en un lugar iluminado para ellas. Están en la pastelería charlando, comiendo dulces o sentadas silenciosamente en una mesa de una terraza; o descendiendo de carruajes con un revuelo de vestidos, suave como la voz del adúltero. Pasan con una brisa de perfumes. Bajo los perfumes sus cuerpos tienen un cálido olor húmedo".

Mientras me estaba repitiendo esto me di cuenta de que la vida aún me esperaba, si es que decidía entrar en ella. Quizás. no podría embriagarme como lo había hecho alguna vez, pero aún estaba allí y, ahora que soy más juicioso y me controlo más, era inofensiva. No haría preguntas, no esperaría nada de mí, excepto unos momentos de mi vida, dejando libre el resto y me prometería el placer a cambio. Pensé en todo esto y lo rechacé sin remordimiento. Era inútil para mí; no podría darme lo que yo esperaba.

Creo que has malinterpretado algunos pasajes de una carta que te escribí, y he observado cierta reserva en tu actitud, como si el recuerdo de aquella noche te turbara. Sin embargo, yo lo considero como una especie de sacramento, y su recuerdo me llena de una asombrosa alegría. Quizás no comprendas enseguida por qué motivo te respeto tanto por ello, pues no conoces aún mucho sobre mi manera de pensar. Pero al mismo tiempo fue un sacramento que me dejó un gusto final de pena y abatimiento, pena porque vi en ti una extraordinaria y melancólica ternura que había tomado este sacramento como un compromiso; y abatimiento porque comprendí que, a tus ojos, yo era inferior a una convención de nuestra sociedad actual.

Anoche te hablé sarcásticamente, pero hablaba del mundo, no de ti. Soy enemigo de la bajeza y esclavitud de la gente, no de ti. ¿No puedes advertir la sencillez que hay detrás de todos mis disfraces? Todos llevamos una máscara. Cierta gente que sabe que estamos muy unidos suele increparme. Los escucho con calma, desdeñando responderles, pero su última palabra agobia mi corazón como a un pájaro la tormenta.

No es agradable para mí tener que ir ahora a la cama recordando la última mirada de tus ojos, una mirada de cansada indiferencia, y la tortura de tu voz la otra noche. Creo que ningún ser humano ha estado nunca tan cerca de mi alma como tú lo estás, y, sin embargo, aún puedes interpretar mis palabras con lastimosa descortesía ("Sé de lo que está hablando ahora", dices) Cuando era más joven tuve un amigo a quien me di por completo, en cierto sentido más de lo que me entrego a ti, y en otro sentido menos. Era irlandés, es decir, me traicionó.

No he dicho ni una palabra de lo que quería decir, pero escribir con esta maldita pluma es un trabajo duro. No sé qué pensarás de esta carta. Por favor, escríbeme Nora querida, ¿lo harás?, te respeto mucho, créeme, pero quiero algo más que tus caricias. Me has dejado de nuevo con una duda angustiosa.

J.A.J.